jueves, 22 de mayo de 2014

Soy un masoquista

Pues si, esta mañana salí de casa a las 4:30 am a entrenar, y entre todos los disparates que uno va pensando a esa hora llegué a la conclusión de que tengo un punto masoquista, vamos, que soy un masoquista.

Es justo ese punto que te hace levantarte para ir a entrenar cuando la cama te llama a gritos, o el sillón te sirve una cerveza con aceitunas mientras te pone una película, o tu churri te mira con esos ojos que dicen "si te quedas no te va a arrepentir",... es ese punto.

Pero que le vamos a hacer, ya me he liberado, soy un masoquista.

Y fue hace un mes cuando empecé a pensarlo, justo estaba terminando un entrenamiento de estos de madrugón, para luego ir a trabajar, ese día me había despertado como 15 minutos antes de lo habitual, en vez de a las 4:45 a las 4:30, por lo que acabé mis recorrido de unos 15 km, vi la hora y me REGALÉ a mi mismo un par de kilómetros más. Pero es que lo pensé de verdad, todo orgulloso, "toma Eduardo tienes tiempo de un par de kilómetros más" jaja. Y lo vi claro, soy un masoquista, podía haberme regalado mil cosas en ese momento, ducharme y vestirme con más tranquilidad, desayunar relajado mientras leo los periódicos digitales,...

Pero no, soy un masoquista.

2 comentarios:

  1. ¡El primer paso es reconocerlo! Igual podemos montar una asociación o algo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje, la verdad que estoy rodeado de masocas.

      Eliminar